miércoles, 15 de abril de 2009

ARRODEANDO EL HUEGO - Cuento sefardí.

Para saver kontar ay ke saver meldar i saver embezar de toda vida, la eksperiensia i la erensia de muestros ansestros en esta lingua biva yamada Ladino.


Kontava mi granmama ke en una sivdad biviyan Zacha i Avram. Eran dos buen amigos. Después de munchos anyos, en una nochada oskura, diskutieron esta kestion ke agora sige, estando asentados arrodeando el huego:


Avram disho: Ye, Zacha, keres aboltar al pasado i esto es emposivle.

Zacha disho: Saves tu Avram, komo podríya azerlo! O de alguno ke save komo poeda aboltar al pasado?

• Avram disho: Por aki dinguno podríya ayudárte. - Ma el aedado Yohanan dize ke mi nono Hermón, ke ya esta muerto, lo save, porke en las nochadas sin luna, kamina por el kampo kon su grande chapeo marón, djugando su armónika.

• Zacha disho: En vezes me emosiona de ver al aedadoYohanan, avlando sólo, asentado, mirando el syelo i las estreyas. Saves, una vez, reiya komo si oyíya otra persona konversando kon el, ma no aviya dinguno.


La nochada avansava i la yerva goliya freska i úmida.


• Avram disho: Zacha , El sielo es un espektákolo. Mira, una estreya bolante. Mi nono, Hermon diziya ke: “eya es el alma de un buen omvre saliendo del Geinam”.

Zacha disho: Avram, yo a vezes en las nochadas sin luna, eskucho en el kampo una ermoza kantiga en armonika.

Kon temor Avram disho a Zacha - Mijor es ke durmamos agora, Amanyana vamos sin falta a ver a Yohanan.


Miyentres ke eyos durmiyan, a lo leshos, solitario, debasho de las estreyas, pasava kaminando un aedado kon chapeo marón, djugando una vieja kantiga en su armónika. Sus ojos briyavan en mirando el syelo infinito.


El viejo Hermón Dávalos era un ombre solitario i introvertido ke bivió ayá por los años 1830, en las plantasiones de trigo ke aviyan apartenido a sus paryentes por más de trezientos anyos. En el kazal, todos lo respektavan porke era el ke saviya sanar kon sus plantas i sakar negros males de las kazas. Aziya muncho ke aviya kedado sólo i sin ijos; biviya solo en el bosko, en una kabana ke el mismo aviya fraguado. Paseava arrodeando i bushkando por los kampos, arrekojiendo plantas para sus melezinas. Bivíya akompanyado de su perro blanko yamado Golem. Un diya sin saver komo, se desparesió i desde estónses los kazalinos dizen ke es él ke los kudya i en las nochadas sin luna, sale a rekorrer los kampos, djugando su armonika i parpareando su chapeo marón, de bodre ancho, poko konfondivle.


Edgardo Alfaro

Chile


Fuente: Sentro de investigasyones sovre la kultura sefardi otomano turka.