domingo, 20 de julio de 2008

SARGENTO MAYOR ELDAD REGEV

17 Tamuz 5768

Por L. Conde




Muertos? Desde cuando? Cómo sucedió?. No se habla de eso. A las familias se les dice lo que se cree que puede ayudar a sobrellevar su desolación: Tu hijo, tu esposo, tu padre, no sufrió, murió de repente. Eso conforta aunque se sospeche que no fue así, pero cómo no agarrarse a esa esperanza sabiendo que sólo es eso: esperanza.


Leí las últimas noticias sobre las autopsias. Ehud Goldwasser destrozado por un misil RPG, Eldad Regev alcanzado por una bala…. Hace dos años?. En el caso de que los atraparan vivos ¿qué hay de las leyes sobre el trato a prisioneros de guerra?. En el caso de que ya estuvieran muertos ¿qué clase de ejército es el que hace prisioneros a los muertos?. No se habla de eso en los medios. Se hablaría en el caso contrario. En el caso de que Regev y Golswasser hubieran sido palestinos. ¿Se imaginan las portadas, las columnas de opinión de los medios?. ¿Se imaginan que dos ataúdes negros fueran arrojados por Israel a las familias palestinas que conservaban la esperanza de verlos con vida?.


Israel trata con respeto a los muertos. A todos. En el caso de que estuvieran muertos desde el principio, dónde estuvieron sus cuerpos estos dos años?.


La madre de Eldad Regev falleció cuando él tenía 19 años, ya no se hará esas preguntas ni tantas otras. Su padre, hermanos, amigos, sí. Todos los que tenemos muertos queridos sabemos cómo es. Las, a veces, absurdas inquietudes que nos invaden sobre lo que pudo o no sufrir, lo que pensó momentos antes, si era consciente de que se moría o no, lo que nunca le dijimos y ahora es demasiado tarde, lo mucho que le quisimos y sin embargo no se lo demostramos por esa especie de estúpida educación que nos forja indiferentes porque de otra manera es como mostrar debilidad. Eso sólo lo sabemos cuando se nos mueren. No se lo dijimos. Y ahora qué? Creer en el más allá? El judaísmo es una religión para la vida, no para la muerte; para hacer posible el paraíso en la tierra, aquí, que no haya que esperar a morirse para verlo, como los seguros de vida que para cobrarlos es condición indispensable morirse.


Pronto pasarán los días de duelo. Nos aturdimos con la gente que viene a mostrarnos sus condolencias. Luego, cuando acaba, la casa se llena de silencio. Y comienza una de las tareas más desgarradoras: recoger sus cosas, su ropa que aún tiene su olor, sus libros, sus fotos, sus papeles…. Recoger su vida. Dicen que esas tareas suelen ser cosa de mujeres. En el caso de Ehud Goldwasser, su esposa, sentada al borde de la cama, con e último jersey que le regaló entre las manos y que le dijo que le quedaba grande. En el caso de Regev, quién recogerá sus cosas. Qué cosas tiene un chico de 25 años? las mismas que otros de su edad. Pero éste dio su vida por Israel.


Shalom, Sargento Mayor Eldad Regev. Z”L

1 comentario:

Jóse dijo...

Todavía no dejo de pensar en sus familias, y en la crueldad de los enemigos.

Como leía en algún lado: Israel muestra los valores que sus enemigos no tienen.

¡Saludos cordiales!