martes, 1 de julio de 2008

EL ISLAM Y LAS PISCINAS MUNICIPALES DE LLEIDA. (Alianza anticonstitucional de civilizaciones)

28 de Siván de 5768


Por L. Conde



Estos días se habla de la petición de un grupo de musulmanes de Lleida para que los Ayuntamientos donde residen segreguen a hombres y mujeres en las piscinas municipales, o al menos establezcan un horario “solamente para SUS mujeres”.



En un país libre se puede pedir esto y que se celebre el Ramadán en la Facultad de Filosofía de Granada (asombrosamente es cierto) y que el velo sea permitido en las escuelas públicas, etc. En un país libre y laico esto se puede pedir. Otra cosa es que los políticos se lo concedan. Y si conceden algo así, eso sería anticonstitucional





En un estupendo artículo de Carlos Herrera sobre esta cuestión de las piscinas dice que ni una sola feminista alzó la voz. Años de lucha por los derechos de la mujer tirados a la basura. Cómo era la cosa? El feminismo era sólo para las mujeres occidentales de filosofía cristiana o agnóstica? Qué pasa con las musulmanas? Se puede argumentar que ellas ejercen su libertad aceptando esa situación. Qué barbaridad. Basta recordar cuando aquí en España una mujer casada no podía abrir una cuenta corriente sin el permiso del marido, ni tener pasaporte, ni comprar ni vender propiedades, sin permiso de padre o marido. No tenía más remedio que aceptar esa situación. Era la Ley. Hablo de 1970, no de hace siglos. No se contemplaba la posibilidad de que una mujer pudiera ser a la vez huérfana y soltera, sin hombre que la “tutelara”, la Ley tenía sus limbos.



Una mujer puede estar encantada de usar el burka, aducir que es por propia convicción, que llevar chador es favorecedor, que el pañuelo de las niñas musulmanas en las escuelas públicas debe ser aceptado en aras de esa memez de la “alianza de civilizaciones”, una manera equivocada de tener la fiesta en paz. Piden que se respeten sus tradiciones, y qué hay de las nuestras, de nuestras libertades ganadas no sin lucha. Mala alianza es esa. Aunque España es sobre el papel un país laico, subyace en la población la filosofía cristiana mayoritariamente, fruto de siglos de hegemonía. Hubo Inquisición y otras lindezas. Pero esa época ya pasó. Ahora ningún país occidental mata en nombre de Cristo. Las Cruzadas fueron cosa de la Edad Media, la Inquisición duró casí hasta anteayer. El Holocausto, ideado en un país cristiano como Alemania, fue harina de otro costal. Pero hoy, año 2008, no queda ningún país de influencia mayoritariamente cristiana que mate en nombre de su Dios. Los países islamistas, sí. Ahí está la diferencia. Ellos aún andan en lo que los países cristianos anduvieron siglos atrás. Y qué sucede? Es que occidente no aprendió de su pasado? A qué viene tanta contemplación con no querer despertar a la bicha? Qué puede pasar? Otra Fatwa contra los alcaldes que se nieguen a vallar las piscinas municipales?. Ya murieron cientos en Madrid dentro de esos trenes que explotaron al grito de “Alá es grande”, sin que mediara “provocación”. A qué temen entonces?.



Pero ni siquiera es necesario recurrir al feminismo, simplemente a los derechos humanos, a la Constitución española que ampara la igualdad de sexos y rechaza la discriminación en razón de sexo, religión, etc. Y la religión es algo que debe quedar en el ámbito privado. En la escena pública TODOS somos ciudadanos. En casa que cada cual rece al Dios de sus padres o se declare laico, ateo, lo que quiera. Pero en la calle, en las instituciones públicas, escuelas, universidades, etc, sostenidas por todos los ciudadanos, ahí, todos iguales. Si quieren poner velo a sus niñas que lo hagan en sus colegios privados, De la misma manera que los militantes del Opus Dei pueden hacer sus “ejercicios espirituales” en sus recintos “hac hoc”. Pero los públicos son del Estado y esos los pago yo con mis impuestos y yo vivo en un país laico.



Pues las piscinas públicas, igual. Si quieren discriminación que la hagan en sus fincas privadas. Que acabarán vallando su zona de playa para que sus mujeres tomen las aguas con el último modelo de bañador-chador mientras ellos miran cómo disfrutan las mujeres del otro lado con sus bikinis o top-less, libres y sin prejuicios, pero sintiendo en la nuca (es un decir) la mirada fija de esos hombres que las censuran, las desprecian, aunque sin poder apartar la vista de ellas ni un solo instante. Esas infieles que jamás permitirían que sus hijos se inmolaran en nombre de ningún Dios.



Un apunte que no tiene nada que ver. O sí. Con todos los países musulmanes, inmensamente ricos con sus petrodólares, que rodean los mal llamados “territorios palestinos”, con toda la ayuda económica a la causa palestina, no son capaces de conseguir, por ejemplo, que tengan servicio de recogida de basuras. En qué emplearán tanto dinero?.



Shalom.