martes, 8 de diciembre de 2009

Respuesta de JAIME EINSTEIN a un artículo de JUAN MIGUEL MUÑOZ en EL PAIS

Por JAIME EINSTEIN

El 19 de noviembre pasado, el importante diario madrileño "El País" publicó un artículo escrito por su corresponsal en Jerusalem, Juan Miguel Muñoz, donde el periodista insinuaba una equivalencia entre las enseñanzas aberrantes de dos rabinos ultras, con el radicalismo islamista.

Una buena amiga en España, militante del PSOE, que planea visitar a Israel por vez primera, leyó este artículo y quedó horrorizada con su contenido. Otra amiga común me pidió aclarara las dudas suscitadas por esta columna en "El País"... Esta es mi carta:

"Querida amiga...

Hace unos días nuestra amiga común me envió una copia de un artículo del periodista Juan Miguel Muñoz, corresponsal de "El País" en Israel. Ella estaba algo alarmada y dolida por lo que percibió como tu inclinación a considerar a "El País" como una fuente seria y objetiva en su cobertura de la realidad mundial.

Leí el artículo escrito por el señor Muñoz, y debo admitir que aunque lo encontré tipicamente objecionable, los he leído peores... Tanto en "El País", supuestamente portavoz impreso de los puntos de vista del PSOE español, como en "El Mundo", teoricamente reflejo de perspectivas más afines al PP, los reportes son igualmente hostiles a mi país. Ambos diarios peninsulares sólo parecen concordar en su odio medular al estado de Israel y a cualquier cosa que les huela a judío.

Si hay algo que la España de los medios de comunicación debe agradecerle a mi nación y a mi viejo pueblo, es que, al parecer, somos los únicos capaces de hacer que los grandes rivales políticos españoles lleguen a algo parecido a la unanimidad... nos detestan por igual, y nos tratan con el mismo rasero de absoluta inquina (te incluyo unos enlaces que te mostrarán que yo no soy el único en considerar que la vasta mayoría de los medios españoles sufren de un deplorable antisemitismo).

Pero, este artículo de Muñoz te alarmó, como alarmaría a cualquier persona de buena voluntad. Te diré que la primera vez que oí un reporte sobre los puntos de vista aberrantes de dos rabinos ultra-ortoxos, ultra-nacionalistas, temas del magno esayo del Señor Muñoz, fue por Radio España Todo Noticias, yendo desde León hacia Valladolid.

Recuerdo que por el ruido de la carretera no conseguí oir la "noticia" con absoluta claridad, pero que sí se resaltaban las enseñanzas de los tales rabinos Yitzhak Shapira y Yosef Elitzur de que bajo ciertas circunstancias era lícito matar a los bebés de gentiles, "hijos de gente malvada". Este punto de vista es totalmente objecionable... repugnante... y representa la opinión de estos dos rabinos, y de los lunáticos que formen parte de su grupúsculo, si tal grupúsculo existe... Sin embargo, cuando la radio NACIONAL española divulgó esta "noticia", me dije, "esto saldrá a relucir en la prensa de tu país, que tanto nos adora"... y, desdichadamente, así fue.

Primero una pequeña explicación... necesaria porque en España cualquier tema judío está sujeto a la ignorancia que sobre nuestra cultura, desdichadamente, tienen la mayoría de los españoles... En el judaísmo no existe cualquier tipo de jerarquía eclesiástica... No tenemos monseñores, ni obispos, arzobispos o papas... Cada rabino es independiente de todos los otros rabinos... cada congregación es independiente de las otras congregaciones... Si a mí no me agrada el rabino de la sinagoga X, pues me voy a las sinagogas Y o Z, y no pasó nada. Es más, si el rabino de la sinagoga X termina disgustando a la mayoría de sus congregantes, el rabino es despedido, y se contrata a un rabino nuevo.

Esta decentralización se extiende a todos los temas... En el judaísmo no existe UN DOGMA unificado, como existe en la mayor parte de las iglesias cristianas. Aún en el Tálmud, que es la compilación enciclopédica más completa del pensamiento jurídico-teológico del pueblo hebreo, no hay dogma... El Tálmud contiene siglos de debates sostenidos entre escuelas rabínicas, cubriendo temas que van desde la agricultura hasta el sexo... TODO está cubierto por debates, y ninguna conclusión es absoluta o dogmática. Lo que sí hay son concensos, que pueden variar con el pase de los siglos.

Un tema donde el concenso rabínico es casi absoluto... y tengo que decir "casi", porque en un pueblo tan dado a la dialéctica del debate como somos los judíos, es difícil encontrar cualquier absoluto... pero uno de los milagros de la concordancia es el respeto por la vida e integridad de TODOS LOS SERES HUMANOS... profesen ellos la religión... o falta de religión... que sea.

El Tálmud (y esta enseñanza fue adoptada hasta por por Mahoma) indica que quien mata a otro ser humano, ha destruído un universo, y quien salva a otro ser humano, es como si hubiera salvado al universo.

Nosotros no tenemos "santos", como muchos en el santoral católico (por desdicha, muchos de ellos españoles, y "San" Vicente Ferrer viene a la mente) distinguidos por su prédica de odio contra su prójimo... siempre y cuando el "prójimo" no fuera católico, apostólico y romano. Pero Muñoz, y los que comparten sus ideas, se dedican a tirar piedras cuando viven en casas de vidrio.

A través de nuestros largos siglos de historia, nuestro pueblo siempre se ha distinguido en las ciencias médicas. Curar cuerpos... curar almas... Médicos e investigadores científicos de nuestra estirpe han salvado a millones de pacientes, y han encontrado la cura a algunos de los peores azotes de la humanidad. El mayor de todos los filósofos judíos españoles, el cordobés Maimónides, se ganaba la vida como médico... Si quieres entender la REALIDAD de nuestra ética, remóntate a nuestos largos siglos de historia, y no a la ponzoña de alimañas malintencionadas como el señor Muñoz y sus colegas en "El País" y "El Mundo".

El analfabetismo casi no existe en este país... Nuestras estadísticas de publicaciones per capita están entre las más altas del mundo. Aquí, como en España, cualquier fulano puede publicar lo que salga... Este es un país donde se goza de una extensa libertad de expresión. Si cada sociedad fuera juzgada por las aberraciones publicadas por sus individuos más radicales, ¿dónde estaríamos?

Habiendo establecido estas observaciones preliminares, analicemos el artículo del Señor Muñoz:

Para comenzar, el periodista de "El País" da por sentado que "las colonias" judías asentadas en Cisjordania son entidades ajenas a las tierras donde se levantan las casas de sus habitantes. Aparentemente, según Muñoz, ningún judío tiene derecho a vivir en lo que fue el corazón de Judea y Samaria (recordemos que el término "judío" proviene de los habitantes de Judea). Sin embargo, dudo mucho que el bueno de Juan Miguel Muñoz extendería su posición de que Judea y Samaria deben de ser "Judenrein" (limpios de judíos) al corolario que el Estado de Israel debiera expulsar a todos sus ciudadanos no judíos... los árabes israelíes, que representan una séptima parte de nuestra ciudadanía. De forma que, desde el comienzo, Muñoz sale marchando por una ruta muy "escabrosa"... "Palestina" (léase Judea y Samaria) debe estar limpia de "colonias" judías... y más de 300,000 personas deben ser expulsadas de sus hogares, escuelas y universidades... pero ¡ay del estado de Israel si osa expulsar a un árabe de su territorio!

El brillante Muñoz continúa informando a sus lectores que: hay "jóvenes que estudian en Hesder Yeshivas, las 62 escuelas que combinan estudios militares con el aprendizaje de la Torá. En alguna de ellas, alzadas en los asentamientos, se imparten lecciones escabrosas."

Si yo fuera a escribir sobre los numerosos seminarios católicos en todo el territorio español, creo que también podría decir que "en algunos de ellos se imparten lecciones escabrosas"... y ciertamente que no estaría mintiendo...

Lo que Muñoz no le informa a sus incautos lectores es que lo que es complejo y escabroso es el tema de las evacuaciones de nuestros habitantes, muchos de los cuales están convencidos de que tienen el mismo derecho a vivir en Ariel o Efrat (que los religiosos consideran como el corazón de la patria judía) que un árabe israelí... musulmán o cristiano... tiene a vivir en la Galilea, donde son mis vecinos.

¿Quién tiene que efectuar esas dolorosas evacuaciones cuando se dan? Nuestros propios soldados y policías, muchos de los cuales tienen parientes viviendo en estos asentamientos y ciudades. El precedente de nuestra evacuación de Gaza no fue nada edificante. En el año 2005, el gobierno de Israel decidió evacuar a la totalidad de la población judía, que vivía en prósperos asentamientos agrícolas en la Franja de Gaza.

Los árabes palestinos, bien-amados de "El País" y "El Mundo", los niños mimados de la Unión Europea y de la "Alianza de Civilizaciones", podrían haber aprovechado esta oportunidad para utilizar los millones de euros que reciben de contribuyentes como tú para convertir la Franja de Gaza en un oasis de prosperidad para sus habitantes... Nada de eso, libres de la ocupación israelí, los progresistas árabes palestinos de Gaza destruyeron toda la infraestructura física que heredaron de los asentamientos judíos evacuados... incluyendo modernísimos invernaderos que podrían haber utilizado para una agricultura de alta tecnología... instalaron una teocracia islámica opresora, y comenzaron a disparar cohetes contra Israel, hasta que nuestro país se vio obligado a tomar medidas para silenciarlos... duramente condenadas por Muñoz y sus hipócritas congéneres.

¿Estamos dispuestos a repetir nuestra mala experiencia de Gaza en Cisjordania? Lo dudo mucho.

Muñoz continúa, con su habitual objetividad: "El Gobierno israelí insiste en que toda incitación contra Israel debe ser atajada de raíz si los palestinos desean algún día vivir en un Estado independiente. La Autoridad Palestina se puso manos a la obra hace pocos años y ha recibido el aplauso del Gobierno de Estados Unidos por sus esfuerzos en los colegios. Hoy día, funcionarios del Ejecutivo palestino reciben con 24 horas de antelación los sermones que los imanes pronunciarán los viernes, y los templos se cierran una vez acabada la oración."

Esta declaración de Muñoz sería irrisoria, si no fuere tan cínica. Las escuelas palestinas, subvencionadas por los caudales millonarios de los contribuyentes en la Unión Europea, son semilleros de odio anti-judío y anti-occidental, como lo son la radio y TV de la Autoridad Palestina. Dudo que Muñoz hable árabe, o que le interese un pito que estos centros de difusión "educacional" e "informativa" propaguen ideas dignas del Doctor Goebbels. Cualquier israelí árabe-parlante, y aquí los hay por centenares de miles, conocen la falsedad de las palabras de Muñoz... Eso sí es seguro, el Partido Fatah, que gobierna Cisjordania y la Autoridad Palestina, sí controla cuidadosamente los sermones en las mezquitas de su territorio, pero no para purificar el mensaje espiritual de los imames, sino para evitar que estos defiendan a Hamás, y derroquen a Fatah en Cisjordania, como sucedió en Gaza.

Muñoz continúa mintiendo descaradamente, tratando de parecer moderado y equidistante en su mensaje...

"Ya no se permite que los islamistas, perseguidos con denuedo, utilicen las mezquitas a su antojo para instigar el desprecio al judío. "Los espías abundan en cada rezo. La gente no se atreve a comentar nada con desconocidos", asegura Issa, un treintañero de un pueblo lindante con Jerusalén. En Gaza, estrangulada desde hace tres años y regida por Hamás, la historia es diferente: los niños maman el odio. En las mencionadas yeshivas se difunde también, y con dinero público, un odio atávico, aunque, naturalmente, la diana es el árabe."

A pesar de lo que escribe Muñoz, el desprecio al judío es instigado en todas las mezquitas de Cisjordania, e instigado desde la "Mukata" donde residen los "moderados" de Al Fatah, comenzando con el señor Abu Mazen... digno sucesor del "rais" Yasser Arafat. Los espías en las mezquitas están ahí para preservar a Abu Mazen y sus colegas en el poder... ¿no sé en que cuento de hadas viven los palestinos de Muñoz?... para colmo de males, Muñoz también paga, como contribuyente europeo, por las lindezas que brotan de las escuelas y los medios palestinos.

Habiendo preparado el campo de cultivo, con su descripción de la "moderación" de los buenos chicos de la Mukata en Ramala, ahora el esgrimista Muñoz se tira a fondo con la estocada del mensaje de su columna... "¿Y qué enseñan en la yeshiva de Yitzhar los rabinos Yitzhak Shapira y Yosef Elitzur? Que en determinados supuestos, y la laxitud produce vértigo, se puede matar a niños gentiles. Para estos rabinos, paladines del sionismo religioso, el árabe, el cristiano -todo gentil- es un ser inferior, a menudo peligroso, y siempre alguien digno de desconfianza."

¡Menudo periodismo! ¡¡Las enseñanzas descabelladas y absolutamente desvirtuadas de dos rabinos desquiciados de repente se convierten en una justificada equivalencia del fanatismo asesino de los islamistas... apoyado y PAGADO generosamente por los petrodólares saudíes, iraníes y el despilfarro de la Unión Europea!! ¿La prédica de odio contra Occidente y todos los "infieles" en las madrasas establecidas por toda Europa, y pagadas con petrodólares y Euros... estas cosas son equivalentes a las babosadas de dos rabinos sin eco en la sociedad judía?

¿Dónde, Señor Muñoz, están los asesinatos en masa de "gentiles" provocados por las sandeces de Shapira y Elitzur? ¿El asesinato en masa de más de 2000 personas en las Torres Gemelas de Nueva York fue acaso obra de judíos? ¿Las bombas en los trenes de cercanía madrileños fueron colocadas por estudiantes de las Yeshivot Hesder? ¿Las bombas en Londres? ¿Los ataques a los hoteles en Bombay? ¿Las bombas en las mezquitas de Pakistán?

¿Adónde mandan los padres palestinos a curar a sus hijos? ¿A hospitales islamistas?

La respuesta es obvia, como obvio es el antisemitismo redomado de Muñoz, y su periódico "El País". Por suerte, los judíos somos bastante más civilizados que lo que el Señor Muñoz piensa... aunque estoy seguro que él lo sabe... Él escribe con su pluma envenenada en nuestro país, sabiendo que puede hacerlo con impunidad... porque aquí se respeta su libertad para agredirnos... para vilipendiarnos... como también se respeta la libertad de cretinos como Shapira y Elitzur para escribir sus asquerosas estupideces.

Lo siento... no hay equivalencias... por mucho que Muñoz quiera inventarlas... Por eso, cuando estoy en España, leo "La Vanguardia"... Ni "El País" ni "El Mundo" recibirán un Euro mío.


Noticia: http://www.libertaddigital.com/mundo/la-propaganda-antisemita-de-el-pais-que-escandaliza-en-eeuu-1276359792/

Galería de viñetas: http://www.libertaddigital.com/multimedia/galerias/vinetas-antisemitas-elpais/

La carta que una serie de congresistas americanos han enviado a Zapatero, protestando por las actitudes antisemitas en diversos medios de comunicación españoles: http://www.libertaddigital.com/mundo/carta-del-congreso-de-estados-unidos-a-zapatero-1276358586/


JUAN MIGUEL MUÑOZ | Jerusalén 19/11/2009

Hace un mes varios soldados israelíes celebraron su graduación y estamparon su mensaje en una pancarta: "El batallón Shimshom no evacuará Homesh". Ese batallón pertenece a la brigada Kfir del Ejército israelí, desplegada en el territorio palestino de Cisjordania. Y Homesh es una colonia al noroeste de Nablus, desmantelada en agosto de 2005 y a la que han regresado varios fanáticos con intención de reconstruirla.

El lunes, otros seis militares imitaron a sus colegas en armas en otro acto en una base al sur de Hebrón. "La Brigada Nahshon tampoco evacúa". Son jóvenes que estudian en Hesder Yeshivas, las 62 escuelas que combinan estudios militares con el aprendizaje de la Torá. En alguna de ellas, alzadas en los asentamientos, se imparten lecciones escabrosas.

El Gobierno israelí insiste en que toda incitación contra Israel debe ser atajada de raíz si los palestinos desean algún día vivir en un Estado independiente. La Autoridad Palestina se puso manos a la obra hace pocos años y ha recibido el aplauso del Gobierno de Estados Unidos por sus esfuerzos en los colegios. Hoy día, funcionarios del Ejecutivo palestino reciben con 24 horas de antelación los sermones que los imanes pronunciarán los viernes, y los templos se cierran una vez acabada la oración.

Ya no se permite que los islamistas, perseguidos con denuedo, utilicen las mezquitas a su antojo para instigar el desprecio al judío. "Los espías abundan en cada rezo. La gente no se atreve a comentar nada con desconocidos", asegura Issa, un treintañero de un pueblo lindante con Jerusalén. En Gaza, estrangulada desde hace tres años y regida por Hamás, la historia es diferente: los niños maman el odio. En las mencionadas yeshivas se difunde también, y con dinero público, un odio atávico, aunque, naturalmente, la diana es el árabe.

¿Y qué enseñan en la yeshiva de Yitzhar los rabinos Yitzhak Shapira y Yosef Elitzur? Que en determinados supuestos, y la laxitud produce vértigo, se puede matar a niños gentiles. Para estos rabinos, paladines del sionismo religioso, el árabe, el cristiano -todo gentil- es un ser inferior, a menudo peligroso, y siempre alguien digno de desconfianza.

¿En que circunstancias se puede matar a bebés? "Porque su presencia puede promover los asesinatos. Existe una razón para dañar a los niños si está claro que crecerán para hacernos daño... Está permitido dañar a los hijos de un líder para presionarle con el fin de que no actúe malvadamente... Hemos visto en la Halaja [ley religiosa judía] que incluso existe causa para matar a los bebes de gentiles que no violan las siete leyes otorgadas por Dios a Noé por la futura amenaza que causarán si son criados por gente malvada como sus padres", han escrito Shapira y Elitzur en su libro La Torá del Rey: leyes sobre la vida y la muerte entre los judíos y las naciones". Se ha vendido con éxito en Mercaz Harav, una yeshiva de Jerusalén que es el buque insignia del sionismo religioso.

El lunes, el diario Haaretz informaba de que la yeshiva dirigida por Shapira recibió fondos del Estado por valor de 150.000 shekels (27.000 euros) desde 2007. El Ministerio de Educación, según la ONG israelí Yesh Din, aportó otro millón de shekels (180.000 euros) entre 2006 y el año siguiente. El Ejecutivo hebreo ni siquiera se plantea sanciones pecuniarias.

Shapira y Elitzur animan a sus alumnos a hacer caso omiso de las leyes civiles de su propio país. "No se necesita una decisión del Estado para permitir el derramamiento de sangre de quienes pertenecen al imperio malvado. Incluso los individuos atacados por la soberanía del mal pueden tomar represalias", escriben. La distinción entre soldados y civiles en tiempo de guerra es asunto poco relevante. "El principal esfuerzo de la guerra debe destinarse a quienes intentan matar, pero cualquiera que es miembro de la nación enemiga es considerado un enemigo".

Son un buen puñado los rabinos que llevan décadas esparciendo semejante ideología. Durante la guerra de Gaza, el invierno pasado, se distribuyeron panfletos entre la tropa en los que se instaba a no mostrar piedad con el enemigo. El rabino jefe del Ejército, Avichai Rontzki, insistió la semana pasada en la inclemencia que debe adornar a los militares en el campo de batalla. Al Gobierno de Benjamín Netanyahu no le preocupan demasiado estas proclamas de los barbudos rabinos. Sí el desacato de los uniformados que advierten su disposición a incumplir órdenes de sus mandos. "Rechazar una orden", aseguró el martes, "significa la quiebra del Estado. No debe ocurrir, y haremos todo lo posible para poner fin a la desobediencia". Ya ha habido casos en que la policía, y no el Ejército, se ha hecho cargo de la evacuación de cientos de colonos.

Eliezer Melamed, rabino de la colonia de Bracha, una de las más combativas en el acoso a los pueblos árabes vecinos, en las inmediaciones de Nablus, no parece dispuesto a ceder. Acaba de publicar Revivim, un libro en el que explica: "Una sencilla ley de la Halaja precisa que está prohibido para cualquier persona, soldado u oficial, participar en el estrictamente prohibido acto de expulsión de judíos de sus casas y en la entrega de cualquier porción de la Tierra de Israel al enemigo. Quien viola este precepto, viola varios mandamientos de la Torá".

A juicio de Melamed, "la mayoría de los oficiales superiores están contaminados por la política". De una ventaja disfrutan los militares que rechazan cumplir una orden por motivos ideológicos. Por cada día que permanecen en una prisión militar -suelen ser condenados a 30 días de cárcel- reciben de una ONG israelí 1.000 shekels (unos 190 euros). Algunos jefes militares han salido a la palestra para asegurar que los alumnos de las Hesder Yeshivas son excelentes soldados, y la asociación que agrupa a las 62 escuelas talmúdicas también afirma que las amenazas de incumplir las supuestas órdenes de evacuación de colonos -muchos de ellos sirven en filas precisamente en Cisjordania- son excepcionales. No lo son tanto. Y muy poco se hace para parar los pies a esos rabinos desaforados.

A este caldo de cultivo de la xenofobia acuden gustosos personajes como el ciudadano israelí de origen estadounidense Yaakov Teitel. Procesado por el asesinato de dos palestinos en los años noventa y por tropelías de toda índole contra policías israelíes, profesores universitarios u homosexuales, declaraba ufano en el juicio que acaba de abrirse en su contra: "Sin duda, Dios está satisfecho conmigo".

2 comentarios:

Jhulio dijo...

Es preciso contrastar, y se algo objetivo y me pregunto... es eso posible para ciertos políticos y para ciertos medios de comunicación... que se cubren de amiguismo y manipulan consciente y reiteradamente en contra de Madinar Israel ó Dawlat Ira'il.

Se pueden mirar la cara y sin vergüenza, creo que sí llevan entrenándose de por años.

[lect0ra] dijo...

El Sr. Muñoz es un impresentable de cuidado.Cualquier artículo suyo,geralmente aparecido en días anteriores en diarios israelíes, es escogido deliberadamente para que con la conveniente redacción, la noticia se convierta en un panfleto antiisraelí y antisemita.
He envíado varias cartas de protesta a la Dirección de El País, pero obviamente las ignoran.